14.- ¿Cómo juega el secreto profesional en el evento en que una niña no desee que sus padres se enteren ni de su estado de embarazo ni de su decisión de interrumpirlo?

En Francia, el artículo R 1111-6 del Code De La Santé Publique dispone que la persona menor que desee guardar el secreto sobre un tratamiento o una intervención de la que es objeto, puede oponerse a  que el médico que practicó este tratamiento o esta intervención le comunique este hecho al titular de la autoridad parental. En caso de que los padres se enteren de que la niña está visitando a un determinado profesional de la salud y hagan en forma directa una petición al profesional para enterarse del tratamiento de la menor, el profesional debe esforzarse por obtener el consentimiento de la menor  a efectos de suministrar información a los padres. La ley prevé en forma categórica que  “Si a pesar de estos esfuerzos el menor mantiene su oposición, la petición de información de los padres no puede ser satisfecha mientras la oposición sea mantenida”[1].

Podemos también citar el precedente ingles contenido en la sentencia Sur Axon v. The Secretary of State for Health, (2006) EWHC 37 (Admin.) que dice: “(…) Puede haber otros casos en que el médico considera que debido a que la niña se encuentra bajo la influencia de su pareja sexual o por alguna otra razón no hay ninguna perspectiva realista de la abstinencia de las relaciones sexuales. Si eso es así, el médico está autorizado en algunos casos, en el mejor interés de la niña, para dar a ella su consejo y tratamiento si es necesario anticonceptivo sin el consentimiento ni conocimiento de sus padres. El único camino posible es confiar al médico para que actúe siembre bajo el criterio de <<que es lo mejor>> para la niña que es su paciente. Él debe, por supuesto, tratar de convencerla que le diga a sus padres que está buscando asesoramiento sobre métodos anticonceptivos, y la naturaleza de los consejos que recibe. Por lo menos, debería tratar de convencerla. Pero puede haber casos, y creo que habrá algunos casos, cuando la chica se niega ya sea para decirle a sus padres o para permitir que el médico lo haga, y en estos casos, se justifica que el médico siga adelante sin el consentimiento de los padres o incluso el conocimiento siempre que se cumplan en los siguientes temas: (1) que la chica (aunque menor de 16 años de edad) entienda todas las consecuencias del tratamiento, (2) que el médico no pueda convencerla para informar a sus padres que ella está buscando asesoramiento sobre métodos anticonceptivos o que ella le permita al médico hacerlo, (3) que sea muy probable que empiece o continúe teniendo relaciones sexuales con o sin tratamiento anticonceptivo , (4) que, a menos que reciba asesoramiento o tratamiento anticonceptivo su salud física o mental pueda sufrir, (5) que lo mejor sea que le dieran asesoramiento sobre métodos anticonceptivos, tratamiento o ambos sin el consentimiento de los padres”.


[1] Article R1111-6. Code De La Santé Publique. La personne mineure qui souhaite garder le secret sur un traitement ou une intervention dont elle fait l’objet dans les conditions prévues à l’article L. 1111-5 peut s’opposer à ce que le médecin qui a pratiqué ce traitement ou cette intervention communique au titulaire de l’autorité parentale les informations qui ont été constituées à ce sujet. Le médecin fait mention écrite de cette opposition. Tout médecin saisi d’une demande présentée par le titulaire de l’autorité parentale pour l’accès aux informations mentionnées à l’alinéa ci-dessus doit s’efforcer d’obtenir le consentement de la personne mineure à la communication de ces informations au titulaire de l’autorité parentale. Si en dépit de ces efforts le mineur maintient son opposition, la demande précitée ne peut être satisfaite tant que l’opposition est maintenue. Lorsqu’en application de l’article L. 1111-7 la personne mineure demande que l’accès du titulaire de l’autorité parentale aux informations concernant son état de santé ait lieu par l’intermédiaire d’un médecin, ces informations sont, au choix du titulaire de l’autorité parentale, adressées au médecin qu’il a désigné ou consultées sur place en présence de ce médecin.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *