18.- ¿Qué es la responsabilidad médica y cuales cuáles son los requisitos para que pueda estructurarse?

“La responsabilidad médica es una variante de la responsabilidad profesional y general que atañe a todas las personas independientemente que ejerzan o no una profesión, la diferencia estriba que a través de ese ejercicio surja un elemento objetivo «el daño», que tenga relación directa con el accionar médico, ya sea por una atención médica, una intervención quirúrgica, una práctica, etc., y que desde el punto de vista legal, se halle encuadrado dentro de los denominados delitos culposos, en donde la intencionalidad del accionar es no provocar un daño, que si sucede debe ser por imprudencia, impericia, negligencia e inobservancia de los deberes a su cargo. El enfoque del tema debe tener siempre desde el punto de vista médico-legal, el siguiente esquema que propuso hace muchos años y aún vigente el Maestro Nerio Rojas,

El actor: Es un médico con diploma y título habilitado –o personal paramédico-

El acto: Es el accionar médico, quirúrgico, etc.

Elemento objetivo: El daño en el cuerpo o en la salud, desde una lesión hasta la muerte.

El Elemento subjetivo: La culpa. Por Impericia, imprudencia, negligencia. –o inobservancia a las normas-

La Relación de causalidad, Entre el acto médico y el daño, que debe ser una línea directa sin ninguna interferencia”[1].

Por otro lado, la medicina es en general de medios y los mismos deben ser adecuados suficientes y actualizados de acuerdo a los avances de la medicina moderna y sus técnicas de diagnóstico y tratamiento, en particular los primeros en donde se deben agotar todos los elementos disponibles, y cuando es necesario en algunos de los casos asegurar un resultado previamente pactado, como es la cirugía Plástica, (por una relación contractual y extracontractual) como puede ser un análisis de laboratorio, un estudio biópsico, un electrocardiograma, etc”[2].

Efectuadas las anteriores precisiones detengámonos en el estudio de tres de estos requisitos, a saber: a) Daño b) Culpa, y c) Relación de causalidad.

La Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia ha dicho por ejemplo:

“Entonces, la declaración de responsabilidad en la actividad médica supone la prueba de ‘los elementos que la estructuran, como son la culpa contractual, el daño y la relación de causalidad’ (Sent. Cas. Civ. de 12 de julio de 1994, Exp. No. 3656)”.

“En suma, en asuntos semejantes al de ahora, es aceptado que la responsabilidad médica depende del esclarecimiento de la fuerza del encadenamiento causal ‘entre el acto imputado al médico y el daño sufrido por el cliente. Por lo tanto, el médico no será responsable de la culpa o falta que le imputan, sino cuando éstas hayan sido las determinantes del perjuicio causado. Al demandante incumbe probar esa relación de causalidad o en otros términos, debe demostrar los hechos donde se desprende aquella’ (G. J. t. XLIX. p. 120)”.

En algunas ocasiones el médico puede haber incurrido en culpa, pero si el hecho culposo no guarda relación de causalidad con el daño, no habrá responsabilidad médica, piénsese en el siguiente ejemplo: Un médico coloca a un paciente un dispositivo que no cuenta con registro sanitario. Supongamos que el paciente fallece luego de la instalación de este dispositivo. El solo hecho de haberse instalado un dispositivo sin registro sanitario no hace al médico responsable de esa muerte, ni desde el punto de vista civil, ni desde el punto de vista penal, pues para que ello sea así, hace falta establecer, si entre la muerte y la instalación del dispositivito sin registro sanitario existe una relación de causalidad.


[1] Mauricio Leuro Martínez. http://www.mauricioleuro.com/category/responsabilidad-medica-2/

[2] Dr. Osvaldo Héctor Curci.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *