32.- ¿En el campo de la responsabilidad médica, tiene sentido la distinción entre responsabilidad civil contractual y extracontractual?

Hoy en día soplan vientos favorables a favor de la tesis de un régimen autónomo para la responsabilidad médica que elimine la distinción entre responsabilidad civil contractual y extracontractual la cual es fuente de no pocas dificultades prácticas y académicas. En términos concretos la propuesta sugiere abrir una tercera vía o categoría al lado de los dos regímenes de responsabilidad contractual y extracontractual, teniendo en cuenta que existen situaciones  cuya incorporación a cualquiera de estos dos ámbitos resulta artificial. Es decir, eventos que no se acomodan de modo integral al régimen contractual o extracontractual, por lo tanto, la distinción rigurosa tradicional, entraña anomalías particularmente graves que ameritan una reconsideración de la figura[1].

Lo cierto es que no se justifican diferencias y tratamientos tan desiguales entre la responsabilidad contractual y extracontractual como por ejemplo, los términos de prescripción de las acciones, cuando quien demanda es la propia víctima (responsabilidad contractual) y cuando quien demanda es un tercero perjudicado con el daño (responsabilidad extracontractual), siendo que la responsabilidad cualquiera que sea su nomen juris es la misma y aflora cuando concurren los siguientes requisitos:

a.- Un comportamiento activo o pasivo.

b.- Violación del deber de asistencia y cuidado propios de la profesión.

c.- Que el obrar antijurídico sea imputable subjetivamente al médico, a título de dolo o culpa.

d.- Existencia de un daño patrimonial o extrapatrimonial.

e.- Relación de causalidad adecuada entre el daño sufrido y el comportamiento médico primeramente señalado [2].

La doctora Mónica Lucia Fernández Muñoz señala algunos puntos que nos ayudan a establecer la falta de razón de ser de la distinción entre responsabilidad civil contractual y extracontractual, en tratándose de responsabilidad médica, veamos:

  • Al fundamentarse la  responsabilidad en la culpa entendida como la violación de una obligación preexistente, se califica como ilegitima toda distinción fundada sobre la naturaleza contractual o extracontractual de la obligación.
  • Existe confusión cuando la misma conducta constituye a la vez violación de un contrato y un caso de responsabilidad extracontractual.-
  • Existe confusión cuando el médico se compromete en un contrato a sumir un determinado comportamiento que igual le esta impuesto independientemente de la existencia del contrato como garante que es de la salud de sus paciente en virtud de la ley.

Remata la distinguida doctora Fernández Muñoz de la Escuela Superior de Pisa Italia que en ese país se mueve una propuesta para la creación de un régimen uniforme de responsabilidad construido sobre la base de reglas ad hoc para la reglamentación de una actividad que se encuentra al servicio de la persona.


[1] Mónica Lucia Fernández Muñoz. Presente y futuro de la responsabilidad médica. Responsabilidad civil y negocio jurídico. Universidad Santo Tomas. Pág. 446.

[2] Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Sentencia del treinta (30) de enero de dos mil uno (2001), expediente No. 5507. M.P. JOSE FERNANDO RAMIREZ GOMEZ.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *