43.- ¿En el campo de la responsabilidad civil médica qué debe entenderse por responsabilidad indirecta, denominada también refleja o de derecho o responsabilidad por el hecho ajeno?

La responsabilidad << indirecta, denominada también refleja o de derecho o responsabilidad por el hecho ajeno>> fue establecida en el Código Civil  francés en el artículo 1384 que dice: « Somos responsables no sólo del daño que causamos por el propio hecho, sino también del que es causado por el hecho de las personas de las que se debe responder…”. Nuestro Código Civil repite esta fórmula en el artículo 2347 que dice: “Toda persona es responsable, no sólo de sus propias acciones para el efecto de indemnizar el daño sino del hecho de aquellos que estuvieren a su cuidado”.

Específicamente estos casos se dan, cuando alguien es llamado por la ley a responder frente a terceros por las secuelas nocivas de actividades desarrolladas por otras personas que se encuentran bajo su guarda o cuidado o de quienes, en situación de dependencia, recibe concurso empresarial[1]. Por ejemplo, médico privado – enfermera, ayudante, asistente, otro profesional de salud que trabaje en su equipo o un colega recomendado para que le haga seguimiento al paciente. En general, el profesional mismo de salud debe, debido al contrato intuitu personae concluido con su paciente, asegurar los cuidados y el seguimiento o control de este último. Así, cuando decide acudir a un colega, guarda una responsabilidad personal con respecto a su paciente.

Con respecto a este tipo específico de responsabilidad, la Corte de Casación francesa ha dicho por ejemplo: “Cada profesional de la salud puede ser hecho responsable por faltas que personalmente cometió. Pero la responsabilidad del médico, o todavía la del odontólogo, es a veces comprometida a propósito de actos que él mismo no cumplió, cuando está considerado como el jefe de un equipo médico. Su responsabilidad es vinculada al hecho que el paciente no contrató con cada uno de los miembros del equipo sino solamente con él y que debe responder por las personas a las que sustituye aparte del consentimiento de su paciente para el cumplimiento de una parte inseparable de su obligación » (Civ. El 1r, 9 de octubre de 1984, Bull. n ° 251)0[2].

Aunque hoy en día resulte en extremo difícil imaginarnos una responsabilidad extracontractual del médico, planteamos el siguiente ejemplo: A,  acompañado de su amigo B acude a una consulta a donde el médico C. Mientras el médico atiende a A, B sufre un desvanecimiento en la sala de espera y la enfermera con el fin reanimarlo le aplica una inyección causándole severas lesiones. B puede demandar al médico por los daños causados por su enfermera (responsabilidad indirecta) y en este caso la responsabilidad será extracontractual por cuanto entre B y el médico no existe ningún contrato.

Requisitos de la responsabilidad indirecta:

Tomando el ejemplo anterior, para que el médico pueda ser considerado como civilmente responsable de los daños causado por su enfermera, es necesario la concurrencia de los siguientes requisitos:

Que la víctima que reclama indemnización suministre:

1.- Prueba del hecho, del daño y de su valor.

2.- Prueba de la relación de causalidad entre el hecho y el daño.

3.- Pruebas de los hechos que permitan entrar en funcionamiento el factor atributivo de la responsabilidad indirecta es decir de dependencia  con el causante del daño. Dependencia es una situación jurídica genérica donde una persona, en su propio interés y conservando la autoridad suficiente para orientar la actividad, vigilarla y controlarla, le encarga a otra el ejercicio de una función, de una empresa o de una tarea cualquiera, así no exista entre ambas vínculo contractual alguno de trabajo[3]. La relación de dependencia puede ser familiar, empresarial, laboral, académica, etc.

4.- Que la relación de dependencia sea (persona natural – persona natural). En el evento en que la dependencia sea (persona jurídica – persona natural), como por ejemplo (clínica – médico), la responsabilidad de la clínica no es indirecta o por hecho ajeno, sino directa pues tal como lo dijo la misma Sala de Casación Civil en sentencia  del 22 de julio de 2010,  la persona jurídica solo puede actuar a través de sus agentes que son personas naturales[4].  

5.- Que entre la víctima y el médico no exista contrato. En el evento en que exista contrato, la responsabilidad del médico no será indirecta sino contractual, directa y solidaria[5].

6.- Según la doctrina francesa, que el auxiliar o el dependiente no se haya excedido en el encargo. Al punto, ha dicho la doctrina francesa: En la llamada responsabilidad a causa de otro, el médico acude a un subordinado (auxiliar médico) al que da instrucciones o órdenes (pagando de su propio bolsillo o no). Para que la culpa del encargado comprometa la responsabilidad del médico hace falta que hubiera sido cometida en el ejercicio de la función. Si hay abuso (actos fuera de competencia) el médico no es responsable. Así sabiendo que los auxiliares del médico tienen una capacidad limitada de realización de los actos de cuidados (reglamentada por el Código de la Sanidad Pública), conviene saber que ciertos actos de cuidados pueden ser producidos de modo autónomo y otros le necesitan un lazo de subordinación al médico delante de ser realizados o no en su presencia directa.[6]

Lo dicho por la doctrina francesa, tiene plena acogida en nuestro ordenamiento, toda vez que el artículo 2349 del Código Civil dispone lo siguiente: “Los empleadores responderán del daño causado por sus trabajadores, con ocasión de servicio prestado por éstos a aquéllos; pero no responderán si se probare o apareciere que en tal ocasión los trabajadores se han comportado de un modo impropio, que los empleadores no tenían medio de prever o impedir empleando el cuidado ordinario y la autoridad competente; en este caso recaerá toda responsabilidad del daño sobre dichos trabajadores”.

7.- Si el daño causado por el dependiente del médico proviene de que este ha revelado secreto profesional, se aplica el artículo 24 del Decreto 3380 de 1981 según el cual “El médico velará porque sus auxiliares guarden el secreto profesional, pero no será responsable por la revelación que ellos hagan”.

Medios defensivos:

Como medio defensivo del médico contra demandas por daños causados por sus dependientes a terceros, puede proponer la excepción contemplada en el artículo 2347 del Código Civil según el cual: “… cesará la responsabilidad de tales personas, si con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad les confiere y prescribe, no hubieren podido impedir el hecho”.


[1] Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Sentencia del 15 de marzo de 1996, Expediente No. 4637. . M.P: CARLOS ESTEBAN JARAMILLO SCHLOSS

[2] La responsabilité civile des professionnels de santé et des établissements de santé privés à la lumière de la loi du 4 mars 2002 (par Mme Domitille Duval-Arnould, conseiller référendaire à la Cour de cassation)

[3] Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Sentencia del 15 de marzo de 1996, Expediente No. 4637. . M.P: CARLOS ESTEBAN JARAMILLO SCHLOSS

[4] Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Sentencia del 22 de julio de 2010, Expediente No. 41001 3103 004 2000 00042 01. M.P: Pedro Octavio Munar Cadena

[5] De la Responsabilidad Civil, T. II, págs. 80 y 81

[6] Duguet Anne Marie, Thomas Agnès . Item n° 10 – Responsabilités médicale pénale, civile, administrative et disciplinaire. Module1 – Apprentissage de l’exercice médical. Sous-module : Médecine légale et droit de la santé

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *