8.- ¿Cuáles son las fuentes de las obligaciones?

Una fuente es una vertiente de donde fluye agua. Pues bien, se pregunta: ¿De dónde fluyen o nacen las obligaciones?

La escuela del derecho natural racionalista, concretamente Grocio, expuso que las obligaciones tenían su fuente o en una promesa o en una desigualdad[1]. La promesa viene a ser <<el negocio jurídico>> y la desigualdad es originada por el hecho dañoso de un tercero caso en el que debe ser resarcida por mandato de la ley. En este orden de ideas, las fuentes de las obligaciones son: (a) el negocio jurídico y (b) la ley.

a.- El negocio jurídico.

Negocio jurídico es todo acto de autonomía privada en virtud del cual la persona autorregula su conducta y dispone de un interés particular conforme a las normas de un  estado social de derecho. El negocio jurídico es un gran género que abarca los negocios bilaterales como por ejemplo: los contratos, los negocios unilaterales como por ejemplo: la asunción unilateral de curar a un enfermo y los negocios jurídicos plurilaterales como la constitución de una sociedad de médicos. (Ampliaremos este concepto más adelante)

b.- La ley:

La ley es causa de obligaciones, ya que se impone sobre los sujetos destinatarios de la misma, quienes tienen la obligación de respetarla.

Ejemplo de obligaciones impuestas por la ley:

El artículo 2341 del Código Civil dispone: “El que ha cometido un delito o culpa, que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización, sin perjuicio de la pena principal que la ley imponga por la culpa o el delito cometido”.

Otras obligaciones impuestas por la ley están destinadas a evitar menoscabos a bienes jurídicamente protegidos, así:

  • Ley 23 de 1981. Artículo 14. El médico no intervendrá quirúrgicamente a menores de edad, a personas en estado de inconsciencia o mentalmente incapaces, sin la previa autorización de sus padres, tutores o allegados, a menos que la urgencia del caso exija una intervención inmediata. Nótese como el <<no intervendrá>> es un no hacer, una prestación negativa impuesta por la ley.
  • Ley 23 de 1981. Artículo 15. El médico no expondrá a su paciente a riesgos injustificados. Pedirá su consentimiento para aplicar los tratamientos médicos y quirúrgicos que considere indispensables y que puedan afectarlo física o síquicamente, salvo en los casos en que ello no fuere posible, y le explicará al paciente o a sus responsables de tales consecuencias anticipadamente. Igualmente, el <<no expondrá>> es un no hacer, una prestación negativa impuesta por la ley.

En los casos citados anteriormente vemos claros ejemplos de obligaciones de <<no hacer>> impuesta por la ley.

Por muy variados motivos la ley puede imponer obligaciones a los asociados. Por ejemplo, una de éstas es la obligación impuesta por la ley a los médicos de llevar historia clínica a los pacientes y de hacer entrega de este documento al médico reemplazante.

  • Ley 23 de 1981. ARTÍCULO 34. – La historia clínica es el registro obligatorio de las condiciones de salud del paciente. Es un documento privado, sometido a reserva, que únicamente puede ser conocido por terceros previa autorización del paciente o en los casos previstos por la Ley.
  • Ley 23 de 1981. ARTÍCULO 36. – En todos los casos la historia clínica deberá diligenciarse con claridad. Cuando quiera que hay cambiado de médico, el reemplazo está obligado a entregarla, conjuntamente con sus anexos, a su reemplazante.

Las obligaciones impuestas por la ley, con ocasión a la celebración de negocios jurídicos como por ejemplo: contratos médicos, también reciben el nombre de cargas.


[1] J. BARRIENTOS GRANDON. La Actio de in rem verso en la literatura francesa de Pothier a L’arret Boudier. En Revista de Historia del Derecho Privado No. III, Santiago de Chile, Instituto de Historia del Derecho “Juán de Solórzano y Pereyra, 2000. p. 65.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *