59.- ¿Qué es el daño y cuantas clases de daño existen?

Daño es toda desventaja que experimentamos en nuestros bienes jurídicos (patrimonio, cuerpo, vida, salud, honor, crédito, bienestar, capacidad de adquisición, etc.)[1]. El daño debe ser cierto no basado en hipótesis, contingencias o simples posibilidades. En el proceso debe quedar probada la certeza del detrimento. En materia indemnizatoria, “la premisa básica consiste en la reparación del daño causado, todo el daño y nada más que el daño, con tal que sea cierto en su existencia ontológica”.

Existen los siguientes tipos de daño:

c.- El daño material o patrimonial, provoca una disminución de un medio, o situación personal o utilidad social del lesionado y sus familiares próximos. Siempre es compensable con dinero o con bienes intercambiables por dinero, restaurándose así el patrimonio afectado. Se divide en daño emergente y lucro cesante.

b.- El daño moral subjetivo. Tiene su origen en la doctrina francesa y apareció bajo la denominaron de “Domages Morales”. Está integrado por todas aquellas manifestaciones psicológicas, afectivas, emocionales o íntimas que sufre un perjudicado por el acaecimiento de una conducta Ilícita, y que no son constatables, de forma directa, en el ámbito económico del perjudicado. Así pues, el daño moral sería un cierto deterioro de los elementos psíquicos y espirituales que inciden en el normal desarrollo cognitivo o emotivo del ser humano, extendiéndose a todo agravio que sufre la dignidad, honorabilidad, integridad física o cualquier elemento que pudiere alterar la normalidad de las facultades mentales o espirituales de una persona física. El daño moral se viene a traducir en el dolor, la angustia, la aflicción física o espiritual y los padecimientos provocados a la víctima por el evento dañoso. Sería una modificación en el desarrollo de su capacidad de entender, querer o sentir que, anímicamente, actúa como un perjuicio, desequilibrio o pérdida de aptitudes o expectativas de la persona perjudicada[2].

c- El daño moral objetivado, son los costos sufragados por la víctima o a sufragarse por terapias psicológicas, psiquiátricas, etc.

d.- El daño fisiológico, que consiste en el daño sufrido por una persona que se ha visto privado de llevar a cabo los “placeres de la vida” como por ejemplo, hacer deportes, bailar, etc.[3]


[1] Derecho de obligaciones. L. Enneccerus. Tr. Blas Pérez González y José Alguer. Pág. 61.

[2] El daño moral. Concepto. Ramón Maciá Gómez

[3] El daño a la salud en Colombia – retos frente a su delimitación,

valoración y resarcimiento. Enrique Gil Botero

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *